¿Para qué se utiliza una Apostilla?

El propósito de la Apostilla es "eliminar el requisito de legalización diplomática o consular de documentos públicos extranjeros".

Una vez completada la Apostilla, ésta certifica la autenticidad de la firma, la capacidad en la que la persona ha actuado al firmar el documento, e identifica el sello/estampa que lleva el documento.